Growth Driven Design: la metodología que te interesa para tu web

La metodología Growth Driven Design es todo lo que necesitas para renovar tu página web. 

¿Todavía no has oído hablar de ella? Descubre en qué consiste esta metodología de diseño y cómo puedes aplicarla en el rediseño de un proyecto web

Implica un cambio en el planteamiento del trabajo pero, una vez conozcas sus beneficios y los ahorros, no querrás volver atrás. Descubre todo lo que el Growth Driven Design puede hacer por tu web.

¿QUIERES CREAR UNA WEB? ¡CUÉNTANOS TU PROYECTO!

Growth Driven Design: qué es

Tu página web es tu ventana al mundo. Es tu tienda 24 horas, es tu carta de presentación, tu catálogo, tu propio canal de información… 

Pero, párate a pensar, ¿está completamente actualizado? ¿Tiene las ofertas más recientes? ¿Su diseño sigue siendo actual? ¿La navegación proporciona una buena experiencia de usuario?

Si has respondido no a alguna de estas preguntas, necesitas conocer el Growth Driven Design.

Si crees que ha llegado el momento de renovar tu web, puede que te dé miedo o pereza emprender esta tarea por todo lo que implica: revisar o redactar contenidos, preparar un diseño web atractivo, implementar nuevas funciones… 

Muchas tareas que hacen que el proceso se alargue probablemente durante varios meses. El Growth Driven Design te permite acelerar este proceso.

El Growth Driven Design te permite implementar continuamente nuevas funciones o readaptar diseños para acelerar el proceso de rediseño.

sitio web- growth driven design
Fuente: Rawpixel

Mientras que con los métodos habituales deberías esperar meses a que la estructura y diseño estén finalizados, con el GDD podrías lanzar tu proyecto web en cuanto los elementos más importantes estén acabados

Se trata de una metodología que defiende que la construcción de un sitio web es continua. Así, gracias al Growth Driven Design podrás implementar continuamente nuevas funciones o readaptar diseños en función de las nuevas necesidades, demandas de los usuarios, etc.

Con este sistema de trabajo, una web nunca se da por finalizada porque siempre habrá algo que mejorar u optimizar.

Quizás te interese: Claves en la creación de páginas web internacionales

Características del growth driven design

Menor coste inicial

Mientras que el diseño web tradicional implica un desembolso inicial elevado, con la metodología GDD el trabajo se realiza de manera continua, por lo que no es tan alto. La inversión puede iniciarse con menos recursos y es sostenida en el tiempo.

Agilidad

La metodología Growth Driven Design te permite adaptarte fácilmente a los cambios. Mientras que con un enfoque tradicional las novedades se retrasan durante varios meses. Esto supone una pérdida de tiempo y, probablemente de dinero, enorme. 

Más allá del tiempo en que tarda en llegar la nueva versión, ¿no te ha ocurrido que la web ha estado caída o en modo mantenimiento durante horas o días hasta comprobar que la nueva versión funcionaba? Esto no ocurre con el GDD.

Decisiones más seguras

Con el diseño web tradicional, nunca tendrás la certeza de que el nuevo diseño garantizará mejores resultados. Sin embargo, con el growth driven design todo está testado y medido, por lo que sólo implementas lo que funciona. Si no funciona, se mejora hasta dar en el clavo.

mockup sitio web- growth driven design
Fuente:  Rawpixel

Metodología growth driven design: pasos para crear tu web

La metodología GDD está basada en los principios ágiles del SCRUM y combina distintos conceptos en una metodología de diseño web integral y eficiente. Esta metodología se compone de 3 fases: estrategia, lanzamiento y mejora continua.

Contenido relacionado: ¿Qué es un Scrum Master y cómo puedes convertirte en uno?

Estrategia

Al igual que ocurre en el diseño web tradicional, esta fase comienza con la estrategia. El primer paso es establecer un objetivo. Partiendo de la web original, hay que ver qué funciona y qué no, para poder saber qué se quiere conseguir. 

El objetivo de la web debe estar alineado con los objetivos de marketing del negocio. Además, deben ser objetivos SMART (específicos, medibles, alcanzables, relevantes y determinados en el tiempo.)

También es muy importante que conozcas que esta metodología se caracteriza por poner al usuario en el centro. Por este motivo, es fundamental conocer quiénes son nuestros clientes gracias al desarrollo de los perfiles de tus buyer personas.

A continuación, comienza la fase de investigación cuantitativa de la web (métricas como número de visitas, tasa de rebote, dispositivos desde los que acceden, ubicaciones…) y cualitativa. 

De este proceso de investigación deben definirse los supuestos fundamentales, como las propuestas de valor para cada producto y servicio, qué información buscan los usuarios… Todo esto servirá para definir la estrategia de cada página y la estrategia global del sitio web.

Como resultado de la fase de estrategia se elabora una lista de deseos. Es mejor elaborarla de cero sin tener en cuenta la web anterior. Lo ideal sería hacer una lista con todo aquello que te gustaría que tuviera tu web si no tuvieras limitaciones técnicas, temporales o de presupuesto

Quizás te interese: Cómo dejar tu posicionamiento SEO internacional a punto

layout sitio web- growth driven design
Fuente: Rawpixel

Lanzamiento

En el diseño tradicional, el lanzamiento se toma como el punto final del diseño web. Pero en el Growth Driven Design esto no es así. La web debe lanzarse lo antes posible sabiendo que no estará acabada, por lo que se considera la plataforma de lanzamiento. 

Para poder lanzar la web lo más pronto posible, debe tomarse la lista de ideas y priorizar qué medidas se van a implantar en primer lugar como las imprescindibles, y cuáles se irán incorporando con el tiempo y futuras revisiones. 

Para ello, aplica un análisis 80/20: debes implementar en primer lugar el 20% de las ideas que vayan a generar el 80% de impacto. Si tienes dudas, pregúntate: ¿debo tenerlo o sería bueno incluirlo? Quédate con lo que debas tener y apunta los “sería bueno” en la lista de pendientes.

En este punto, comienza la fase de desarrollo como tal: copywriting y contenidos, arquitectura del sitio, diseño, desarrollo y testeo.

Mejora continua

Una vez lanzada tu web, es el momento de trabajar en ciclos continuos de experimentación, aprendizaje y mejora. Toma los elementos que se han quedado en pendientes y comienza a trabajar en ellos para sucesivas mejoras. Y recuerda, no se trata de una lista estática: debe ir ampliándose con el tiempo.

El sistema de trabajo a seguir se divide en 4 pasos: planificar, desarrollar, aprender y transferir.

  • Planificar: debes priorizar en tu lista de deseos y planear cuáles se implementarán en el próximo ciclo de sprint.
  • Desarrollar: los miembros del equipo completarán las tareas necesarias para implementar las mejoras seleccionadas.
  • Aprender: tras dejar pasar un tiempo prudencial, debes recopilar toda la información posible para analizar los datos y ver si se han cumplido los objetivos.
  • Transferir: debes trasladar los resultados a las partes implicadas de la empresa. 

Y ahora, ¿el fin? ¡Nada de eso! Con la metodología Growth Driven Design, el ciclo vuelve a comenzar para asegurar de que la web obtiene cada vez mejores resultados.

¿Preparado para rediseñar tu sitio web y sacarle el máximo partido?

Nueva llamada a la acción

¡Comparte si te ha gustado!